TARJETA DE RESIDENCIA DE FAMILIAR COMUNITARIO

Es la vía de residencia legal para los familiares de ciudadanos europeos que sin embargo no ostenten la nacionalidad de ningún estado miembro de la Unión Europea, siempre que le acompañen o se vayan a reunir con él para una estancia superior a tres meses.

Además del requisito de la unión familiar, el ciudadano europeo deberá demostrar que dispone de medios económicos y del vínculo que se trate, ya que le es de aplicación al cónyuge o pareja asimilada, los hijos propios o del cónyuge menores de 21 años y los hijos mayores o los ascendientes que estén a su cargo. Recientemente se ha abierto el abanico a demás familiares siempre que se demuestre su dependencia y previa convivencia con el ciudadano de la Unión.

Una vez hecha la solicitud la Administración dispone de un plazo de tres meses para expedir la tarjeta, la cual tendrá una validez de cinco años desde su expedición y facultará al extranjero que la posea a trabajar tanto por cuenta ajena como propia. Sesenta días antes de su caducidad el extranjero que conserve su derecho comunitario deberá solicitar una residencia de carácter permanente.

En GCP abogados internacional estamos especializados en este tipo de autorizaciones brindando al cliente una garantía total sobre el resultado siempre que el caso se encuadre en los requisitos previstos en la ley.

CONSULTA

Tel: +34 931 205 746

CORREO ELECTRONICO

HORARIO

Lunes-Viernes 10:00-18:00